La educación en línea es muy conveniente. Permite trabajar desde casa o cualquier lugar del mundo a cualquier hora. Da la oportunidad de que los estudiantes aprendan de instructores de otros países sin importar las distancias. Además, permite balancear la vida laboral y personal con la educativa.

Pese a ello, muchos estudiantes sienten cierto aislamiento cuando se refiere a aprender en este tipo de ambiente. Es ese componente humano de la educación presencial, que la naturaleza misma de la educación online dificulta. Hay varias formas de combatir esta “soledad” y seguir siendo parte de la comunidad académica en línea.

Conecta con otros estudiantes online

El “salón de clases” online tiene docenas de estudiantes participando en cualquier momento. Los profesores suelen dar asignaciones grupales para ayudar a los estudiantes a conectar en el mundo digital. El consejo para los estudiantes es que no solo completen sus asignaciones sino que den un paso más allá y organicen grupos de estudio virtuales. Con tecnologías como Skype o Google Hangouts es posible reunirse en grupo, compartir documentos o incluso sus pantallas con estudiantes en otro país. 

Mantén una vida social

Los estudiantes que eligen la modalidad online porque trabajan o porque estudiaron en casa toda su vida, pasan la mayor parte del tiempo libre haciendo asignaciones. Esto es importante, pero también es esencial mantener una vida social. Salir de casa al mundo real es importante, de hecho, los niveles de estrés pueden ser muy elevados en los estudiantes si no socializan.

Interactúa con tu profesor cuanto puedas

La mayor parte de los programas en línea ofrecen algún tipo de interacción en tiempo real con mentores. Puede ser a través de Skype, email o mensajería instantánea. Este tipo de comunicación en tiempo real ayuda a que participen completamente y hagan preguntas sobre conceptos difíciles. Esto es benéfico no solo para el estudiante, sino también para el profesor, que valorará que los estudiantes busquen contacto con él para hacer preguntas y discutir asignaciones.

Haz trabajo de campo y actividades practicas

La educación online está diseñada para hacer fácil y conveniente que el estudiante aprenda desde casa. Sin embargo, esto no significa que los estudiantes tengan que limitarse al currículo establecido en el programa. Por ejemplo, un syllabus provee de una cantidad mínima de asignaciones e información del programa, pero un estudiante de historia del arte bien puede ir a un museo local. Así podrá ver de cerca lo que su material de texto le describe. Un estudiante de negocios bien puede buscar un mentor o planificar una entrevista informativa con un representante de una corporación local. La naturaleza online de un programa educativo no debe ser una limitación.

Participa en un ambiente educativo semipresencial

Algunos eligen el sistema online por conveniencia y otros por un problema de desplazamiento/tiempo. Sin embargo, si un programa 100% online no está funcionando, puedes probar con una opción semipresencial. En este escenario, puedes ver algunas clases de manera presencial y completar la mayoría del programa en línea. Estas opciones brindan la posibilidad al estudiante de tener acceso cara a cara con el profesor y en cierto sentido “humanizar” su experiencia educativa. Esto es ideal para quienes no consiguen adecuarse al esquema totalmente online y necesitan algo de contacto humano con sus profesores o compañeros de estudios.